Consultas prenatales II

En el Hogar Materno es que están haciendo la Consulta Integral. Una serie de médicos de diferentes especialidades te entrevistan. Genetista, Nutrióloga, Estomatóloga, Clínico y Psicóloga a ello se le suma la entrevista final con una trabajadora social. Sin dudas esta última fue la más emocionante de todas.

-Tienes cuna?

-Sí. Por qué? Si no tengo me dan?

– No, solo para los casos sociales en caso de que seas madre soltera no tengas vivienda o se esté cayendo o seas un embarazo en la adolescencia incluyendo las demás situaciones anteriores.

– Ah, no por suerte no es mi caso.

– Yo te lo pregunté por preguntar porque yo sé.

Tuve una media sonrisa entre pena, molestia e incomprensión. Todo a la vez.

– El embarazo fue soñado, planificado, pensado, deseado, prevenido?

– Jajaja bueno no fue planificado pero sí es muy querido.

– Y entonces cómo fue?

Me quedé seria y la miré por un instante fijo a los ojos a ver si reaccionaba.

– Ah, claro ay! Es que estoy en mil cosas no te estaba atendiendo. Ya te puedes ir tú no tienes nada.

-Gracias. Hasta luego.

Seguidamente aproveché para hacerme el primer ultrasonido. En la espera se sienta a mi lado otra embarazada y me pregunta:

-Ya te hiciste la prueba del pomo?

-Cómo dice?

-Niña la de orinar en un pomo.

– Ah sí ya me hice el urocultivo.

-Yo me la hice corriendo y cuando fui a ver al médico ni miró el papel. Ahora me voy hacer los demás análisis cuando me salga del bollo.

Yo no es que sea fina y de París como dicen algunos pero miré a mis alrededores por pena a que algún especialista estuviera oyendo. De esas vergüenzas ajenas que una padece de vez en cuando. Y caminé para alejarme un poco. Cerca había otro grupo de embarazadas y estaban comentando de las relaciones sexuales. Siempre algo se alcanza a escuchar:

– A mí mi marido me da un asco esa cantidad de pelos en el pecho y el perfume aggg…

– Mija pues yo no puedo parar de hacer eso, a todo hora y él es que no quiere.

– Oye pues ten cuidado que dicen que si es varón y tu marido no quiere y tú sí y lo hacen el niño te sale gay. Al primo de la cuñada del hijo de mi esposo le pasó. Y lo que están pasando con ese niño… imagínate que sale pa los carnavales vestido de Beyoncé.

– A mí lo que me han dicho es que no se puede usar cadena porque puede venir con el ombligo enredao en el cuello.

Obviamente también me alejé. Estaba un poco sobresaturada del acervo cultural.

Tomé agua y se me acerca otra embarazada más.

– Si te da sed es porque el niño es muy pelú.

-Yaaaaaaaaaaaa- estallé por dentro y me inmolé.

Hay días en que la educación que te han dado tus padres te pesa mucho. Hay días en los que verdaderamente necesitas estar un poco sola.

Cuando por fin me tocó entrar para hacerme el ultrasonido se fue la corriente y yo me cansé de esperar y me fui. Al otro día regresé y la historia tenía grandes posibilidades de repetirse. Pero a Dios gracias no fue así.

Anuncios

Amor propio o consultas prenatales I

Capítulo I

– Ya te hiciste la captación?

– No, vine a eso.

– Seño dile a toda la gente que está allá afuera que tengo una embarazada aquí que se vayan que esto es pa rato y después tengo que comer algo que ya estoy partía y media.

– Padeces de algo?

-No

-En tu familia alguien padece de algo?

-No

Se rueda los espejuelos hasta la punta de la nariz y lleva la mirada de asombro por encima.

-Naaada?

– Que no y somos muy longevos.

Estalla la enfermera en una risa.

-Lon qué? -me dice-

-Que se muren ocambos- le refuta la doctora.

-Ah bueno mi papá padece de glaucoma.

-Te tienes que hacer un fondo de ojo entonces.

-Ok no hay problema

-Alérgica a algún medicamento?

-Sí al timerosal.

-Tienes que decirlo apenas entres al salón cuando vayas a parir. Di tú.

Ese día yo tenía 10 semanas exactas de embarazo y pensé que debía acordarme 30 semanas después en medio de inmensos dolores de ese importante dato,a pesar de saber que ese medicamento hace siglos que aquí ni existe.

-Mañana vas hacerte los análisis es en el policlínico de la Playa y tienes que ir en ayuna. Ve a eso de las 6 am para que salgas antes de las 12.

-Qué???? Mire a mí me da mucha hambre y debilidad yo no puedo dejar de comer tantas horas.

-De todos modos llama entonces antes de ir no vaya a ser que no estén haciendo análisis porque el mes pasado no había reactivo.

-Claro, yo llamo.

Ring… 32 veces) buenos días mire es para saber si están haciendo análisis de sangre.

-Sí pero tiene que venir temprano porque esto se llena.

-Ah gracias.

-Mire si usted quiere me deja los datos y yo le marco en la cola, cuando usted llegue antes de las 8 sabe, yo voy a estar con un pullover azul y una gorra que dice Cuba son 2 cuc.

-No gracias todavía no sé si pueda ir.

Y colgó.

Los análisis los gestioné por otra vía para evitar el desmayo y otros disgustos.

Amor propio (ya que no me salen poemas)

No padezco de vanidad alguna, pero pensándolo bien para no caer en extremismos, alguna vanidad sí debo poseer pues soy mujer y las mujeres por naturaleza nos enorgullecemos de algo. Claro! Ya sé, sabemos aguantar inolvidables dolores de parto. Y para conocimiento de todos: YO PARÍ.

Y aquí viene la historia.

Tuve un embarazo de película aunque nada me dio asco, solo la carne de res pero nunca me ha gustado así que no se lo achaco al embarazo. Estuve tres días sin querer comer y después… después no me explicaba cómo es que existen personas que no les gusta la comida. Tan rica eh? con mucha salsita… etc 😄

La historia tiene un héroe y es indudablemente mi esposo. Fiel sobreviviente a mis ovulaciones y lo que es peor las no ovulaciones y los cambios hormonales durante y después del embarazo. Sinceramente, yo no me soportaba. Por qué? Sencillo…

  1. No tienes sueño pero al mismo tiempo tienes tremendo sueño.
  2. Tienes hambre de helado de guayaba con yuca y refresco de limón.
  3. Te cae mal que te digan que tienes gustos raros.
  4. Lloras con la guerra de Irak más que nunca y te interesas por buscar noticias de catástrofes.
  5. Puedes tener ciertas inclinaciones y asomarte a ver novelas turcas de niños adoptados o cambios de bebés.
  6. Llorar es como bañarte, hablar, tomar agua…
  7. Comer es el acto más feliz del día y el eje central de tu vida.
  8. Hacer el amor… es un recuerdo muy bonito.

Pudiera enumerar otros síntomas pero prefiero no asustar tanto. Ahora viene siendo el momento de hablar de la atención médica.

Érase una vez una muchacha de 30 años que dejó de ver la menstruación y se hizo tres test de embarazo que le dieron positivos pero como los test explicaban que la rayita podía no ser tan nítida pues se hizo tres más y medio que se convenció de que algo hermoso estaba creciendo en su vientre, pero con el escepticismo de las “primerizas”(término que le dan a las mujeres que van a parir por primera vez) comenzó a preguntarle a todas sus amigas:

-tú ves la rayita?

-sí, claro- todas respondían

Entonces esa mañana soleada se bañó y fue al consultorio que no sabía donde quedaba (porque la muchacha de la historia es hija de médicos y los hijos de los médicos no saben donde queda nada que tenga que ver con medicina) cuando encontró para su sopresa un local en ruinas. Acostumbrada a que la atención fuese en su casa y con una higiene envidiable, la muchacha tuvo que exibir sus partes en un chinchal de mala muerte y delante de 5 estudiantes para que vieran cómo se reconoce un embarazo. Sin preguntarle previamente. Sólo así e impuesto, -súbete que me quedan 4 casos más y estoy partía del hambre-asintió la doctora.

Una vez confirmado el embarazo y bajándose de la mesa ginecológica comenzaron las consultas periódicas y los chequeos frecuentes.

(Comenzaré a escribir los capítulos)

CONTINUARÁ 😄

Luna

Que le pusieras el nombre de la abuela

el de la tía

o el de la prima

Busca en la guía telefónica

El del zoodiaco!

Que la combinación del nombre del padre y de la madre

Que le pusiera el nombre más raro de la tierra

Que nunca se hubiese escuchado

Pudiera ser un nombre de flor

Una marca de cosmético…

Que rimara con Grau

Y que no fuera María

Que Belén no que ese es nombre de negra

Pero no quise…

Ni María ni Magda ni Cela

Ni Carmen ni Olga Lidia

Ni Estela…

Mucho menos Casandra

Ni Petra ni Luisa

Que no quise ni Orquídea

ni Laura no Diana

Y tampoco Belén que ya sé que es de negra…

Yo le puse a mi niña

Un nombre de estrellas

Yo la llamé Luna

Y es la cosa más bella…

Ser madre

No pude encontrar un título menos usado para esta entrada. Me esfuerzo cada día para que a mi mente surjan nuevos versos, originales ideas. Tal parece que todo se fue con la placenta. Entonces decidí no contradecirme ni luchar contra mi impotencia verbal. Así es que tendré, como el resto de las madres, escribir sobre hijos, necesidades, cambios hormonales…etc.

También voy a presumir de tener la hija más bella del mundo.

También voy a dar gracias a Dios.

No pienso quejarme más si no hago un poema.

Ya sembré el árbol y escribí el libro.

Mirar desde arriba el cuerpo

Todo ha tomado dimensiones extremas

Lo que parecía antes una minúscula curva

Ahora se acentúa y resurge convexa

Si la mirada comienza atravesando mi cuello

Ella se desliza y tropieza con unos pezones que nada tienen que envidiarle a las uvas navideñas

La mirada continúa y es mi cuerpo perenne q se estremece al ver una bella protuberancia en forma de pera, ya no hay abdomen plano, ni indicios de un gimnasio sobrecogedor, son mis piernas inflamadas que se contornean en el difícil peso que soportan.

Mirar desde arriba el cuerpo, que se prepara para ser madre, es un acto exótico que implicó una lujuria callada.

La voz del padre y de la madre

En la intimidad de un grito

Resuelve el amor.

Verbo y vuelo

Para CAPR

Tres horas de verbo y no desear tu vuelo.